"Mientras ustedes no sean dueños de su alma, no lo serán de la mía."

Te voy a exorcizar.

domingo, 19 de junio de 2011

uuuh ¡uhu!

Regalarte algo que hayas inspirado tú. Con tus medias sonrisas y tus gafas de sol. Con tus ladridos y tus cigarrillos resbalando por la comisura del labio mientras acaricias las cuerdas como si hubieses nacido para ello. Como si no te costase trabajo. Como si la vida no te fuese en cada acorde y todo fuese una broma.
Me miras desde detrás de la nube de humo que te acompaña a todas partes, no puedo querer, dices como si nada importara y todo diera igual y sabes, tú siempre lo sabes, que voy a tararear simpathy for the devil y a dedicarte una sonrisa sin compasión, pobre niño sin corazón.
Al final te quitas las gafas, me pasas el ron y miras directo, sin cristales ahumados ni muecas de donjuán, sólo con la guitarra como escudo, porque eres exactamente eso: un crío sin corazón. Asustado de no ser como se supone que deberías. No quiero a nadie. Y bebes un trago infinito, uno de esos que a veces intento imitar. ¿Y qué?
Tú quieres. A mi o bueno... a ese capullo con gafas, ¿por qué no a mi? Un crío que juega a ser un monstruo grande y terrorífico. No tienes corazón.
Sonríes salvaje y rasgueas la guitarra, las gafas vuelven a taparte los ojos. Suena somewhere over the rainbow.
Sigue las baldosas amarillas. Tal vez te acompañe, necesito zapatos nuevos.

1 comentario:

Hounter dijo...

siempre he admirado a ese tipo que describes, como si puediera generalizarlo; pero también me da pena... es blanco y negro a la vez (no sé explicarme!)

cuando estoy vegetativo hay dos canciones que reactivan: my generation con patti smith y animal nitrate de suede ; ) aunque los ramones siempre ayudan!