"Mientras ustedes no sean dueños de su alma, no lo serán de la mía."

Te voy a exorcizar.

sábado, 26 de junio de 2010

Héroes por fantasmas.

Cuando era pequeña nunca quise ser princesa, ni veterinaria, ni profesora ni nada de eso que todas las niñas de mi edad querían ser. Yo era la niña rarita que alucinaba más de lo normal y quería ser lo que sea que fuese Indiana Jones(arqueólogo-ninja o algo así), después estrella de rock como Keith(Richards, Moon...), después bruja(como Harry Potter, sí)y cuando cumplí once decidí que iba a ser escritora(tengo 27 novelas de unas 20-30 páginas de esa época... jejeje), nunca fui(ni soy)muy realista, pero al final, como todo el mundo escogí un proyecto de profesión, desde entonces he querido ser periodista.
(No es que haya abandonado los delirios de grandeza, todavía tengo la guitarra, me trago las pelis de Indiana Jones cada vez que las ponen en la tele, de vez en cuando releo párrafos de Harry Potter, sigo escribiendo chorradas de 20 páginas-casi igual de inmaduras, un poco menos lógicas-e incluso añadí nuevas fantasías en las que cambiaba el mundo con panfletos por todas partes y las partituras de Imagine en algún sitio)
Nunca me he planteado si valía o no para eso porque cómo no iba a hacerlo si era lo que yo quería hacer. Si escribo algo que no me gusta, siempre pienso “esto no me vale”, nunca “no valgo para esto”, jamás he llegado a plantearme seriamente si de verdad tengo lo que sea que uno tiene que tener para firmar un artículo.
Y seguro que debería tomarlo con perspectiva y no agobiarme tanto, it's only rock 'n' roll y todo eso, pero lo que yo soy, quién soy, lo soy alrededor de lo que siempre he querido ser y si resulta que no soy periodista, que no valgo, entonces no sé qué o quién narices soy. Y eso, es MUY triste. Porque yo no soy extremadamente lista, ni ocurrente, ni paciente, ni simpática, ni tengo virtudes de ésas que saltan a la vista cuando conoces a alguien, pero si hay algo destacable de mí es que siempre he sabido quién soy y quién quiero ser.
No sé sentirme perdida sin desesperarme, yo siempre se dónde voy y por qué, aunque no te lo diga porque no me gusta que te metas en mis asuntos. Nunca he tenido ningún problema en hacer lo que tengo que hacer porque es necesario, pero si ahora no sé lo que es necesario, no se qué narices se supone que tengo que hacer.
¿Y si ahora resulta que estoy equivocada respecto a TODO? No sólo lo que quiero ser, sino lo que creo acerca de TODO, mis valores, mi forma de pensar, la forma de ver el mundo y a los demás... ¿y si llevo 18 años equivocada respecto a TODO?
No me gusta esto, sea lo que sea, porque, claro, no lo sé.

4 comentarios:

Favio dijo...

Todos estamos equivocados al fin y al cabo señorita, es una lección dura de admitir..
La Verdad [como siempre la titulo, con mayúscula] es tan ambigua y tan certera a la vez que nadie nunca posee una verdad absoluta, siempre hay grises que manchan nuestra concepción..
Sólo nos quedan certezas y tener fé, nada más =)



PD: sabe q se le extraña srta?

sabenaranja dijo...

heey! echaba de menos tus escritos!
yo también estuve con esos cambios de idea y decisiones y futuro, pero bueno, ahí vamos, a ver que pasa.
suerte con todo ;)

Salomé dijo...

Escribimos por desintoxicarnos, si no nos dolerían los dedos del empacho de palabras.

No te agobies.

Encantada de conocerte,
Salomé.

Sheena dijo...

Y yo soy la que me agobio... El alumno supera al maestro, darling. Felicidades ;P